Tag: ENISA crecimiento

ENISA: todo lo que debes saber

¿Qué es un ENISA? ¿Porqué te interesa? ¿Qué lo diferencia de un préstamo tradicional? Te contamos sus condiciones, garantías, y mucho más.


Uno de los principales problemas para la startup es la financiación. Más bien conseguirla. La idea está definida. El proyecto empieza a consolidarse. Pero hacer frente a los gastos de crecimiento puede ser difícil.

Batallar contra gastos de investigación de mercado, gastos en tasas, licencias, inspecciones, autorizaciones, equipos, materiales, publicidad, y muchos más, puede desmotivarte. Y puede convertirse en una razón para dejarlo. 

En este artículo te explico cómo conseguir hasta 300,000 euros, sin garantías ni avales, y con un interés bajo

Te explico qué es una ENISA, qué puedes conseguir con ella, sus condiciones, comisiones, garantías, ¡y mucho más!

¿QUÉ ES ENISA?

ENISA son las siglas de Empresa Nacional de Innovación Sociedad Anónima. Es una empresa pública que financia proyectos que sean viables, y que puedan demostrar tener ventaja competitiva en su sector. 

Depende del tipo de empresa, de su facturación y actividad, la línea de crédito variará, adaptándose al mejor plan para la empresa. 

Su objetivo principal es incentivar la innovación, apoyar el crecimiento de la empresa, y dirigirla en una dirección más socio-económica. Aunque ENISA no sólo financia empresas con impacto social, si no también a todo tipo de empresas.

¿Cuáles son las condiciones?

Cuando el objetivo de tu empresa se encuentre en alguna de las siguientes etapas, podrás optar a la financiación:

1.  Buscar una mejora competitiva o un cambio de modelo de los sistemas productivos.

2. Ampliar tu capacidad productiva, adquiriendo nueva tecnología, o mediante el aumento de la gama de productos/servicios o diversificando mercados.

3. Buscar capitalización o deuda en mercados regulados.

4. Financiar tu proyecto empresarial a través de operaciones societarias cuando se busque hacer inversiones en pro del crecimiento de la empresa.

5. Te permite co-invertir en la empresa cuando se hace una ronda de financiación, disminuyendo la dilución de los fundadores en el capital de la sociedad. Es decir, el fundador tiene la oportunidad de mantener la capacidad de decisión dentro de la empresa. 

¿Porqué ENISA y no un préstamo convencional? 

Básicamente por sus condiciones. ENISA ofrece plazos de amortización amplios a cambio de un interés, que está vinculado a la rentabilidad de la empresa.

Uno de sus puntos fuertes es que no requiere una valoración de la empresa durante la inversión. 

Por otra parte, permite deducir los intereses del resultado final, reduciendo la cantidad a pagar de impuestos. 

Además, es una herramienta de financiación no dilusiva. Esto significa que no requiere la presentación de garantías personales ni computa en la CIRBE bancaria. 

Nueva llamada a la acción

¿Qué tipo de ENISA se adapta mejor a mi negocio?

No solo hay un tipo de ENISA. Depende del tipo de empresa, de su antigüedad, y su plan de negocio, las diferentes líneas de financiamiento se pueden clasificar en:

  • Línea Jóvenes Emprendedores. Orientada a startups de menos de 24 meses desde su creación, fundadas por emprendedores menores de 40 años. 

En este caso, el importe máximo que se puede solicitar es el doble de los fondos propios, hasta un máximo de 75,000 euros, a amortizar en un máximo de 5 años y vencimiento a los siete años. 

Los intereses a pagar se dividen en dos tramos:

        – En el 1er tramo: Interés = Euríbor ± 3,25%

        – En el 2do tramo: Interés = Euríbor + Interés variable

El interés variable del segundo tramo dependerá de la rentabilidad de la empresa, con un máximo de un 6% anual. 

  • Línea Emprendedores. En este caso, no hay límite de edad para los que solicitan la ENISA. El importe máximo a solicitar asciende a los 300,000 euros, y el plazo de amortización se alarga a 7 años. 

Los intereses a pagar son los mismos que el anterior:

          – En el 1er tramo: Interés = Euríbor ± 3,25%

          – En el 2do tramo: Interés = Euríbor + Interés variable

  • Línea Crecimiento. Ésta línea está pensada para negocios más consolidados, que quieran mejorar algún proceso, que tengan un proyecto de crecimiento o diversificación, incluir avances tecnológicos, entre otros. 

En este caso, el importe máximo a solicitar pasa a ser de 1,500,000 euros, con siete años de carencia y vencimiento a los 9 años. 

Los intereses a pagar se asemejan bastante a los interiores.

– En el 1er tramo: Interés = Euríbor ± 3,25%

          – En el 2do tramo: Interés = Euríbor + Interés variable

En cualquiera de los casos, se trata de un préstamo participativo , como el que da un socio a su sociedad. Está condicionado al cobro de intereses dependiendo de la actividad de la capital, y en orden de prioridad de pago, caen en último lugar. Si la startup fallara, la financiación de ENISA sería la última en pagar, por orden de prioridad y, como no pide garantías personales, en la mayoría de los casos da por impagada la financiación, y no va a por los fundadores de la empresa. 

Esto significa que está condicionado a que la empresa haya realizado recientemente una aportación de capital igual o superior al importe solicitado.

Generalmente ENISA cuenta con un presupuesto de 98 millones y financia aproximadamente 600 proyectos cada año, repartidos en sus 3 líneas.

Tienen su convocatoria abierta durante todo el año. Sin embargo debido al alto volumen de solicitudes que se reciben anualmente, nosotros recomendamos que la solicitud se realice durante el primer semestre del año, de manera que se garantice la entrada al presupuesto del año en curso.

Si quieres conocer otras alternativas no dilusivas para financiar tu crecimiento, puedes encontrarla en este post.

Nueva llamada a la acción

CASO DE ÉXITO: Vitruve (Speed4Lifts)

“Realmente el obstáculo es el camino”. Muchas veces es complicado, pero miras atrás y, por muy mal que me vaya, todo esto que ya he recorrido me ha traído donde estoy. Esos problemas son sabidurías que ya tengo.  – Oscar Repiso, CEO y Co-Founder de Vitruve 

No puedes mejorar lo que no puedes medir. Todos los deportistas entrenan la fuerza para mejorar en su deporte. Hay un dispositivo que calcula el espacio y el tiempo invertido en un movimiento de carga externa. No obstante, no existe una herramienta eficiente para el correcto entrenamiento y seguimiento del rendimiento de los atletas. Y los pocos que se pueden encontrar en el mercado son excesivamente caros. Vitruve (antes Speed4Lifts) ayuda a los entrenadores con una herramienta validada científicamente, asequible y fácil de usar.

Vemos el futuro digitalizando el gimnasio, llevamos entrenando como hace 100 años y ya es hora de que cambie.

Los fundadores Oscar e Iker son dos amigos amantes del deporte que impulsaron en 2016 un prototipo en una caja de zapatos. Aunque era un modelo muy rudimentario, todos sus conocidos pidieron una versión del producto. Y así fue como impulsaron la fabricación de éste en 3D y mejoraron el desarrollo del software para el móvil. El proyecto se inició desde lo más bajo. En la casa de la abuela de uno de ellos y, poco a poco fue creciendo.

En abril 2017 el equipo de Vitruve contaba con un dispositivo más sofisticado que el anterior acompañado de una app para Android. Aunque el producto aún no era perfecto, a las pocas semanas contaban con más de 200 pedidos. Dieron un paso adelante y compartieron contenido visual e información en Instagram para ver como se comportaría el producto en el mercado, se trasladaron a un garaje y con una jornada duplicada de trabajo consiguieron abastecer la demanda.

Hoy en día estamos descubriendo mucho sobre nuestro mercado que no sabíamos.

Aunque el prototipo no era perfecto y presentaba fallos, los chicos no se rindieron, hablaron con cada cliente y con este feedback mejoraron el producto.

La mayor dificultad, la inexperiencia. No sabíamos de negocios; éramos ingenieros y nos ha tocado estudiar mucho: libros, hablar con gente, ir a eventos, cursos…

Si quieres conocer más casos de éxito, puedes ver como han financiado su crecimiento en nuestros casos prácticos.

Nueva llamada a la acción