Tag: valoracion startup

5 métodos de valoración para una startup

Hacer la valoración de una startup es generalmente el punto de partida de la negociación entre el emprendedor y el inversionista y resulta ser un punto crucial para ambos en el proceso de levantamiento de capital. 

Es básico que tengas un plan de negocios elaborado para demostrar lo que puede hacer tu empresa. Los inversionistas esperan que conozcas al detalle tu mercado potencial, tu capacidad de crecimiento, el costo de adquirir nuevos clientes y las métricas más importantes sobre la salud de tu empresa. Pero sobre todo, a los inversionistas les interesa escuchar el valor que puedes generar en tu empresa con su inversión.

En fases más iniciales de la compañía y al no disponer de tanta información histórica, los métodos más utilizados son aquellos que utilizan variables más cualitativas del propio negocio. Igualmente, os contamos 5 métodos de valoración de una startup que te pueden ser de gran utilidad. 

Discounted Cash Flow Method

El flujo de caja descontado (DCF) es un método de valoración utilizado para estimar el valor de una inversión en función de sus flujos de caja futuros previstos. El análisis DCF trata de averiguar el valor de una inversión hoy, basándose en proyecciones de cuánto dinero generará en el futuro. 

El propósito es estimar el dinero que un inversor recibiría de una inversión, ajustado por el valor temporal del dinero. Un dólar hoy vale más que un dólar mañana porque puede invertirse. 

La fórmula del DCF es:

donde:

  • CF →  Free Cash Flow 

FCF = EBIT + amortización + depreciación +/- WC – CAPEX

  • r → tasa de descuento o Wacc 

WACC = (D/(D+E))*rd*(1-t) + (E/(D+E))*re 

Te dejamos un blog sobre el indicador financiero WACC para conocer más en profundidad qué es, cómo se calcula y su efecto en el valor de la empresa.

Multiplier Method

La valoración por múltiplos es una técnica en que se trata de fijar el precio potencial de la empresa objetivo a partir del precio pagado por otras empresas que se consideran similares o comparables. 

Por lo tanto, se ha de detectar empresas que tengan similitud en ciertos aspectos. Los criterios de selección comparables son: misma industria, negocios similares, mismos países, tamaños similares, crecimientos similares…

Ventajas: 

  • Punto de partida para una valoración. 
  • Método sencillo, útil cuando no hay información disponible de la empresa.
  • Herramienta de contraste del DCF.

Inconvenientes: 

  • Pierde valor a lo largo del tiempo. 
  • Los parámetros comparados deben ser homogéneos. No es válido para todas las empresas. 

El Earning Multiplier Method se calcula: Multiplicador de EBITDA/ beneficio neto

Nueva llamada a la acción

PV(EBITDA) + MULTIPLIER

El ratio financiero EBITDA muestra el multiplicador del valor de la compañía sobre los recursos que genera una empresa con independencia de su estructura financiera, su tasa impositiva y su política de amortizaciones.

Se trata de un múltiplo muy común en los múltiplos de valoración de la empresa debido a los siguientes motivos: 

  • Ignora los efectos de los impuestos y puede comparar empresas de diferentes países.
  • Es un ratio utilizado en las OPAS (Ofertas Públicas de Adquisición) porque tiene en cuenta el valor de mercado de la empresa, que se deriva del valor de mercado y de la deuda neta de la compañía, por lo que el nuevo comprador tiene en cuenta la deuda que tendrá y asume los pasivos futuros.

En este método se ha de calcular el valor presente (PV) de la compañía, con la siguiente fórmula: 

PV(EBITDA) = EBITDA/(1+wacc)^1 + EBITDA/(1+wacc)^2 + EBITDA/(1+wacc)^3 + … + EBITDA/(1+wacc)^n 

Posteriormente, haremos un análisis de sensibilidad para observar cómo afecta un aumento o una disminución en el valor de un factor sobre el resultado final en un análisis financiero. En este caso, plasmaríamos el impacto del WACC en la valoración.

Precedent Transaction Method

Este método estudia las transacciones de ventas de empresas previas en el mismo ciclo económico. Es un método de valoración en el que el precio pagado por empresas similares en el pasado se considera un indicador del valor de una empresa. El análisis de transacciones precedentes crea una estimación de lo que valdría una acción en el caso de una adquisición.

Se pueden derivar múltiplos de valoración dividiendo el valor de la transacción por las finanzas de la empresa objetivo. Los múltiplos de valoración se aplican a la empresa que se está valorando para obtener un valor teórico del negocio.

Estimate Approach

Concreto para startups que no han empezado a facturar, es decir, que están en una fase inicial (MVP o beta). Este tipo de método utiliza variables más cualitativas del propio negocio.

Elementos a considerar: 

  • Equipo 
  • Mercado/ sector: comparables → time to market. 
  • Clientes potenciales → pipeline o embudo de ventas: sirve para medir y calibrar la salud de las ventas futuras
  • Producto

Nueva llamada a la acción

8 aspectos que un inversor exigirá a una startup

Jonatán Lara
CFO

Todo proyecto empresarial empieza por una idea vista como una oportunidad. La oportunidad convence para poner la idea en marcha gracias a que detecta su potencial y viabilidad, existiendo posibilidades de implementarla y estructurarla. Esto se describe en el Plan de Negocio, PdN o estudio de viabilidad, que debe detallar las características del producto/servicio, mercado, competidores y organización. 

El estudio de viabilidad será importante y el eje de la estrategia, será la tarjeta de presentación del proyecto. Antes de facilitar el PdN, al inversor hay que enviarle un Investor Deck (primer contacto que tienen un inversor sobre tu empresa) que debe ser claro y conciso, explicando brevemente: 

  • La propuesta, el problema y su solución (Unique Selling Proposition)
  • El mercado; tamaño, competencia y potencial de crecimiento 
  • Metas y objetivos a corto y a largo plazo
  • Necesidades de fondos
  • El equipo

Los inversores especializados y profesionales tienen la habilidad de identificar los puntos débiles o riesgos de los proyectos. El PdN debe transmitir la sensación de que los riesgos existen, pero son los inherentes a cualquier proceso emprendedor y no son exclusivos del nuestro. 

Nueva llamada a la acción

Aspectos a tener en cuenta

¿Qué aspectos del plan de negocio hay que trabajar con especial cuidado para convencer a los inversores? Hay una serie de características que los inversores tienen en cuenta a la hora de escoger si invertir en un proyecto:

  1. Calidad del equipo. Aquí radica en gran medida el éxito del proyecto. Los inversores invierten en compañías basándose en la confianza que el equipo gestor les transmite. La startup ha de ser atractiva, con un equipo comprometido y balanceado, es decir, con un equilibrio comercial, financiero, operativo… y con experiencia en el sector. Un buen equipo ha de demostrar sus habilidades analíticas, emocionales y de implementación del plan original e incluso cambiarlo o adaptarlo a nuevas situaciones. Ha de ser capaz de conocer sus fortalezas y debilidades al mismo tiempo que ha de tener una inquietud por lo que pasa a su alrededor; identificar oportunidades y amenazas del exterior.
  1. Innovación. El proyecto debe ofrecer elementos de innovación que los distinga de sus competidores, de modo que puedan ofrecer una propuesta de valor diferenciadora. Un conocimiento específico profundo de una industria ayudará a tener una ventaja competitiva. Una tecnología disruptiva y única aporta un valor diferenciador y ayuda a hacerse un hueco en el mercado. 
  1. El problema y la solución. Hay que identificar un problema real existente y una solución que el mercado comprará. Es el origen de la oportunidad que se está ofreciendo al inversor.
  1. Modelo de negocio. El mercado comprará el producto/ servicio mediante un modelo de negocio implementado escalable, factible y viable. El modelo de negocio (cómo ganar dinero) apoyado con una estrategia de comercialización ha de permitir crecimientos sostenibles a largo plazo. Cabe destacar que se debe buscar un inversor que se adecue a tu modelo de negocio ya que no cualquier inversor está dispuesto a invertir en tu empresa.  El Roadmap del proyecto va a ser un punto clave para marcarnos los principales hitos tecnológicos y comerciales requeridos por la startup para que esta no fracase. Este elemento sirve para establecer las etapas y los “timing” en la búsqueda de rondas de financiación para nuestro proyecto. 
  1. Plan financiero. Proyecciones financieras, objetivos a conseguir y expectativas. Se debe mostrar la necesidad financiera de la empresa y lo que van a lograr si consiguen la inversión que buscan. Es el análisis cuantitativo de la previsión de cuenta de explotación, balance y flujos de tesorería. 
  1. Time to Market. En muchos casos el éxito comercial de un producto o servicio no lo determina la calidad, ni la campaña de marketing ni el precio, si no el momento de estar presente para aprovechar la oportunidad del mercado. Tan importante es el poder llegar al mercado a tiempo como el no adelantarnos al mismo.
  1. Capital propio. Aportar capital propio demuestra el compromiso de los emprendedores con el proyecto porque apuestan a financiar las primeras etapas del proyecto con su propio dinero. Este capital ayuda a crear y construir un tejido de industria avanzada, por ese motivo, es fundamental tener suficiente caja para aguantar todo el proceso.  
  1. Retornos aceptables para el inversor. Uno de los objetivos últimos del inversor consiste en obtener una rentabilidad, y esta rentabilidad debe estar alineada con el riesgo que se asume, que en una startup será más elevado que en otros proyectos más consolidados. Estos retornos deben de estar ligados y demostrados en el plan financiero, para que el inversor tenga visibilidad de los números.

Conclusión

En el momento de encontrar a los inversores, la startup deberá mostrar niveles muy altos de pasión e involucración en el proyecto. Esto le permitirá transmitir el negocio y no solo el producto y explicar por qué la compañía será capaz de generar un crecimiento exponencial y cuáles son sus planes para conseguirlo. En fases muy tempranas, el 80% del valor de una startup está en el equipo y su capacidad de hacer posible la visión que sus miembros tienen en mente. Por ese motivo, el equipo deberá también evidenciar por qué es el mejor para ejecutar el plan. Compromiso, resiliencia, flexibilidad, ejecución y visión son los valores más importantes que ha de tener una startup según un inversor.

Podemos concluir que un proyecto se considerará bueno cuando este sea invertible, factible y viable. Un buen proyecto ha de tener un mercado claro, un equipo diverso formado por personas que no tengan un único perfil, debe de encontrarse en el momento adecuado y finalmente, este ha de ser escalable.

Nueva llamada a la acción

¿Qué porcentaje de mi startup debo ceder?

Jonatán Lara
CFO

Uno de los debates habituales con las startups que están preparando una ronda de financiación es qué porcentaje tienen que ceder a los inversores, es decir, cuánto diluirse en la ronda.

Es bastante común que el inversor no coincida con el porcentaje que el emprendedor tiene en mente. Si hay planeación previa, entonces es seguro que los argumentos del emprendedor serán sólidos pero no imbatibles. Es crucial hacer una valoración de la startup ya que es una realidad donde la estimación conlleva una buena cantidad de supuestos y por lo tanto encierra incertidumbres.

Valoración de la Startup

Saber cuánto vale la startup antes de la ronda de financiación es clave para fortalecer la relación entre el emprendedor y el inversor. Por ejemplo, si nos encontramos con una startup de menos de cinco años los métodos tradicionales de valoración no son confiables o no se pueden aplicar. Por lo tanto hay dos opciones viables: aplicar los descuentos de flujo de caja proyectando los resultados de los próximos años y estableciendo un valor presente, o por comparación con otras empresas similares.

Esta comparación se basa en un análisis exhaustivo, con características más cualitativas que cuantitativas, que permite inferir que “mi empresa” se parece a otra empresa ya existente de la cual se conoce información reportada en fuentes de consulta públicas de confianza.

Independientemente de la decisión del método de valoración a seguir, el emprendedor tiene que ser consciente de que el valor en moneda de la empresa está determinado por el porcentaje que esté dispuesto a ceder a los inversionistas, dinero con el cual la empresa tiene que crecer lo suficiente para lograr el objetivo trazado. 

En ocasiones se necesitan de siguientes rondas, y si el emprendedor no asegura el “combustible” para llegar a su próximo hito entonces simplemente no podrá convencer a ningún inversionista. Es interesante conocer el impacto de las rondas de financiación en el valor económico de la startup. Estos análisis permitirán ver escenarios de la dilución de los fundadores versus el aumento del valor de la empresa. 

Para hacer este análisis, habrá dos herramientas clave que ayudarán al respecto: el Cap Table o accionariado y el Road Map de rondas de inversión.

Nueva llamada a la acción

¿Qué porcentaje debo ceder?

Durante la fase Seed (Business Angels, Micro VC, VC), los expertos recomiendan ceder entre un 10% y 20% del valor de la empresa. El objetivo principal, es no perder el control de la startup.

Sin embargo, ceder un porcentaje superior al 20% (usualmente, fase Growth) bajo unos compromisos de recuperación de participación por cumplimiento de hitos es otra manera de encarar al inversionista. El inversionista sabe muy bien que el corazón del proyecto está en sus fundadores y que es precisamente esto lo que lo motivó a asumir riesgos en conjunto.

Una de las claves del asunto, es tomar las decisiones con un modelo de negocio claro, con unos criterios financieros sensatos y con conocimientos amplios del mercado. Tomes la decisión que tomes, es importante tener en cuenta que el verdadero juez es la ley de la oferta y demanda. No hay que perder de vista que lo bueno para el capital de la empresa no siempre es bueno para el negocio.

Paul Graham: <The Equity Equation>

Según un post de Paul Graham llamado «The Equity Equation» existe un método de valoración de la Startup para dar entrada a los inversores, empleados o advisors, en función del valor que aporten a la compañía. Este método no da el valor absoluto de la Startup en euros o dólares, sino el porcentaje que se le otorgará al tercero.

Este método considera la N como la fracción de la empresa que se le está cediendo al inversionista. Entonces, el “acuerdo” será genial si el emprendedor considera que con la intervención del inversionista los resultados de la empresa serán iguales o superiores al factor 1 / (1 – N).

Conclusión

La mejor respuesta del emprendedor es no encerrarse en una sola posición. Hay que escuchar al inversor, ya que tiene un punto de vista que aportar y que puede ser interesante para el empresario. Por ese motivo, es imprescindible conocer y comprender mucho mejor acerca de las distintas rondas de financiación que existen. 

Nueva llamada a la acción

Dilución: Qué es y cómo me puede afectar como inversor

Jose Muñoz
Analista financiero

Cuando una startup amplia capital, el concepto de dilución le sigue muy de cerca. Este término hace referencia a la disminución del porcentaje de “ownership” o acciones de los socios de una empresa a causa de la ampliación de capital.

Para analizar en qué consiste, primero aclarar dos conceptos fundamentales cuando hablamos de rondas de financiación: la valoración premoney y la valoración postmoney. La valoración premoney es simplemente la valoración previa de la startup a la ampliación de capital. En cambio, la valoración postmoney consiste en la suma de la valoración premoney y la cantidad que han aportado los inversores.

¿CÓMO SE CALCULA?

Para calcular la dilución en sí, basta con recalcular los porcentajes de acciones que posee cada uno teniendo en cuenta ambas valoraciones, es decir, el postmoney y el valor que entra.

Pongamos un ejemplo: hay 4 socios con un premoney de 400.000€ y hay una ampliación de 100.000€, haciendo una valoración postmoney de 500.000€. Por lo tanto, al inicio cada socio poseía el 25% de las acciones, pero ahora el inversor ha conseguido captar un 20% del valor de la empresa.

¿Qué pasa con los porcentajes de los socios? Hay un 20% de las acciones que ya no les pertenecen: se han diluido. Para ser más precisos, realmente tienen el mismo número de participaciones, pero al haber más acciones emitidas el porcentaje es menor. Cada socio ha visto como su propiedad se ha visto reducida proporcionalmente, perdiendo un 5% cada uno. Ahora cada uno tiene una propiedad o “ownership” del 20%.

¿ES BUENA LA DILUCIÓN?

Ahora bien, aunque sea lo que todo fundador tema, ¿Es mala la dilución? Y la respuesta es: depende. Cómo todo: Si el beneficio de diluirte es mucho mayor que la pérdida de la propiedad es buena.

Aun así, hay que poner estrategia. Sabemos que la media de empresas tecnológicas europeas se venden, cómo máximo, por 50 millones de euros (puedes ver todas las conclusiones que resumimos sobre el State of European Tech).

Al inicio, se recomienda que no haya demasiados socios fundadores (con 2 o 3 es más que suficiente) y, cuando vamos a buscar financiación a los FFF (y no, no es nuestro podcast Finanzas Frente a Frente; nos referimos a los Family, Friends and Fools) intentar no ceder demasiadas participaciones.

Nueva llamada a la acción

UTILIDAD

La dilución, por tanto, forma parte de la evolución natural de la empresa, ya que, para que el proyecto salga adelante, es muy probable que necesite alguna ronda alguna vez en el caso de que quieras un crecimiento muy rápido. En el caso de negocios rentables con CFO>0 (cashflow operativo positivo), se pueden autofinanciar el crecimiento de manera orgánica con la caja que generan.

Dependiendo de la fase en la que se encuentra la startup tendrá una dilución u otra, pues cada empresa crece en tamaño de una forma proporcional al valor que es capaz de aportar al mercado. Esto se ve reflejado en el cab table, que es el documento que refleja la estructura de capital de la compañía.

Al inicio, es habitual que el equipo fundador tenga entorno el 80-90% de acciones. A media que la empresa va avanzando y demuestre que es capaz de escalar, la situación óptima es algo más del 60-70%, con su correcta distribución.

Por ello, se recomienda ceder en cada ronda entre un 10 o 15%, aunque puede variar dependiendo de la industria.

La pérdida de control sobre la startup, es un debate todavía existente, pues el carácter positivo o negativo que genera es, en muchas ocasiones, ambiguo.

En primer lugar, la empresa ve incrementado su valor. Si bien, como hemos mencionado antes, los fundadores pierden poder en la empresa, suele ocurrir que sus participaciones tienen más valor que antes, ya que la valoración postmoney es mayor.

Y lo mismo para los inversores: el hecho de la ampliación de capital (en el caso de que no quieran aportar más capital) hará que, pese a verse reducidas (no se reducen de manera absoluta, pero si de manera relativa al haber más) , sus participaciones sean más valiosas, y consecuentemente, el dinero que no se utilice para mantener ese porcentaje de “ownership” puede invertirse en otras empresas.  De esta manera, pueden diversificar el riesgo.

La gran desventaja suele ser que el equipo fundador, al ver su poder de decisión tan reducido, pierdan la motivación al no tener incentivos. Es interesante mantener al equipo fundador hasta  el final, al igual que es importante que los intereses de los inversores y el equipo fundador estén alineados. La manera de que se mantengan en el puesto es que el coste de oportunidad sea menor al valor de su “ownership”.

PACTO ANTI-DILUCIÓN

Hay algunos fundadores que en el pacto de socios incluyen una cláusula anti-dilución. Esta cláusula sirve para evitar que la startup haga una ampliación de capital a una valoración menor, incentivando la creación de valor a los fundadores ya que así la valoración augmente también. Los VC se quieren protegerse ante el riesgo de que la empresa levante más rondas cuando esté mal. De esta manera, evitan que se diluyan enormemente y la pérdida de control sobre la empresa, aunque hay muchos profesionales que no lo encuentran lo más recomendable.

Por lo tanto, la dilución es una parte lógica y natural del crecimiento de las startups y, si se hace adecuadamente, la principal consecuencia es que aumente la valoración de la startup. De esta manera, las participaciones de los inversores y fundadores también se verán beneficiadas.

Nueva llamada a la acción

La tasa de descuento

Jose Muñoz
Financial Analyst

La tasa de descuento es una variable financiera que todos hemos comentado alguna vez, aunque no seamos conscientes. Quizás habéis escuchado algo como “10.000 pesetas de las de entonces”, refiriéndonos a que esa cantidad de dinero (60€ actuales) nos permitía en su momento hacer muchas más cosas que ahora.

Además, esta magnitud también es clave para estimar el valor actual de una startup. El post de hoy explicaremos qué es y cómo nos puede ayudar a estimar la valoración de nuestra empresa.

¿QUÉ ES LA TASA DE DESCUENTO?

Ésta tasa nos permite traducir el dinero del futuro, al dinero del presente. Es decir, es el porcentaje que se aplica a una cantidad futura para estimar su valor hoy.

Para calcularla se emplea el WACC (Weighted Average Cost of Capital). Esta es la cantidad sobre la que vamos a hacer los descuentos en un modelo de valoración DCF (Discounted Cash Flow), o modelo de flujos de caja descontados en español. Este modelo permite valorar compañías mediante la aplicación de descuentos de flujos de caja.

Factores

Lo interesante es tener en cuenta los siguientes factores que afectan una cantidad de dinero por el paso del tiempo:

  1. Rentabilidad del dinero: Si, por ejemplo, ponemos el dinero en un cajón, es obvio que es una mala decisión financiera (¡Aunque no siempre lo parece!). Esa rentabilidad compensará la pérdida del valor del dinero por el paso del tiempo.

Para calcularla, se tienen en cuenta la rentabilidad de los activos financieros libres de riesgo, la rentabilidad del mercado en su conjunto y la volatilidad de las rentabilidades.

  • El riesgo que las operaciones que realizamos con ese dinero. Cuanto mayor sea el riesgo de retorno futuro de la inversión que hemos hecho, mayor será la tasa de descuento. Consecuentemente, este es el factor más relevante que afecta a la valoración de una startup. Es por ello, que tenemos que cuantificar de alguna manera la probabilidad de esos flujos de caja futuros se produzcan. Es decir, es el riesgo que implementaremos en la fórmula del WACC (cuánto más riesgo de que no se produzcan los retornos esperados o no se devuelva la deuda, mayor el coste tanto en la deuda como en el capital); haciendo que el valor del WACC aumente considerablemente y haciendo que el valor presente de los flujos de caja futuros sean mucho menor.

Nueva llamada a la acción

¿CÓMO LA APLICAMOS EN UNA VALORACIÓN?

Esta tasa corresponde al coste de los recursos financieros que utilizamos para hacer una inversión. Y, como hemos dicho, se emplea para traer a un valor actual un valor estimado en el futuro.

Ahora vamos a lo que nos interesa: queremos saber la valoración de una Startup dentro de, por ejemplo, 3 años.

Para poder estimar el valor actual, necesitamos tres importes:

  1. El valor futuro del activo: Es el valor futuro de los FCF (Flujos de caja libre) que generará la empresa; sumado del valor total del activo en cuestión (en este caso, la startup). Este valor es el denominado Terminal Value. Siguiendo el ejemplo, podemos establecer una valoración postmoney de una Startup dentro 3 años. Por ejemplo, 5 millones.
  2. Número de años que separan el valor actual y el futuro: En este caso, 3 años.
  3. La tasa de descuento: En una Startup, la rentabilidad puede llegar a ser bastante relevante, así como el riesgo de no lograrla. Por eso, las tasas de descuentos tienden a ser lo suficientemente altas debido alto riesgo que implican: no hay que poner menos del 35%. En nuestro ejemplo, pongamos un 40%.

Cuando ya tenemos estos 3 datos, podemos calcular el valor actual de la empresa con la siguiente fórmula:

Es decir, con lo que valdría mi startup hoy, suponiendo que se cumplieran los planes de conseguir en 3 años una valoración de 5.000.000€ y asumiendo una tasa de descuento del 50%, serían aproximadamente 1.481.480€.

Si la tasa de descuento fuese del 40%, es como decir que el riesgo implícito sería menor, y en este caso, como la valoración de la empresa no la hemos modificado, el valor presente de la misma es mayor, y por lo tanto la revalorización futura también será menor. Para que dentro de 3 años esa inversión menos rentable y menos arriesgada valiese lo mismo que la anterior más arriesgada (con una tasa de descuento del 50%), hoy tendrá que valer más dinero. Por lo tanto, una reducción de la tasa de descuento aumenta el valor actual de la Startup para una misma valoración futura.

De la misma manera, si alteramos el tiempo, por ejemplo, reduciéndolo 1 año, la valoración actual subiría. Esto es porqué tengo un activo que a igual riesgo que el primero (manteniendo la tasa de descuento al 50%) alcanzará los 5 millones de euros en un año menos.

Si quieres saber cómo crecer de manera eficiente y sin diluirte, te dejamos aquí un post para que encuentres las respuestas.

Nueva llamada a la acción

Financiación privada: Entiende el Venture Capital

Jordi Altimira
CEO

Pese a que nuestra tesis sea ayudar a crecer al emprendedor con la mínima dilución, optar por la financiación privada no tiene porqué ser malo. Siempre se ha de ser consciente en qué fase se encuentra tu empresa y qué necesidad estás financiando. Por ello, es importante entender el Venture Capital y así conseguiremos escoger la financiación más eficiente para nosotros.

QUÉ OPCIONES HAY (y cuándo es un buen momento)

En cuanto a las opciones de financiación privada, existen diversas dependiendo de la fase: solamente has de saber a qué puertas llamar en cada momento.

Justo empezando

En un momento pre-revenue, cuando estás empezando, siempre es recomendable moverte en tu entorno de “Family Friends and Fools”. Este capital privado te puede ayudar a arrancar y es el más indicado dado que en esos momentos solo se puede evaluar en el proyecto el equipo y la oportunidad.

Mínima tracción

Cuando ya tienes una mínima tracción, es decir, ya has lanzado un MVP (de las siglas Minimum Viable Product, o Producto Viable Mínimo en español), podrás ir a un Venture Capital en fase seed, o un business angel o a un Family Office. Es importante ir a sus puertas cuando ya tienes algo empezado. Una cosa está clara: las ideas por si solas, no valen nada; lo que vale es la ejecución de estas.

Una vez ya has alcanzado dicha tracción, se ha de ir a buscar al player que más se adecúe a tu startup, ya que existen diferentes inversores privados especializados en distintas fases y verticales.

La dilución no es negativa en sí, siempre que el pastel inicial se haga más grande y el crecimiento sea mayor a dicha dilución.

Nueva llamada a la acción

COSAS A TENER CUENTA

Si bien la financiación privada ofrece muchas ventajas (cuanto más capital, un crecimiento más rápido tendrás), has de tener en cuenta diferentes factores a la hora de realizar una ronda.

Elige bien a tu compañero de viaje

El viaje de emprender es duro, por lo que has de escoger bien quién estará a tu lado para llevar a cabo el proyecto. Posiblemente es un viaje entre 5 y 10 años, donde se deben alinear valores, objetivos y performance. Buscar el Win-Win es fundamental.

Siempre es recomendable rodearte de inversores que tienen cierto Know-How del sector o son expertos de alguna área en concreto de tu empresa. A este tipo de inversor se le suele llamar “Smart Money”. Te ayudará a crecer de manera inteligente y con estrategia.

Asimismo, recomendamos que el inversor esté alineado con tu manera de hacer negocio. Es mejor no tener un board muy fragmentado, ya que dificultará la toma de decisiones y puede provocar una falta de foco importante. En breves comentaremos los diferentes tipos de inversores hay y cuáles te interesa tener en tu board.

Planifica tu ronda de financiación con tiempo

Ya hemos comentado esto anteriormente, pero no por ello deja de tener importancia: En una ronda de financiación el tiempo es un elemento de negociación. Es fundamental crear la confianza a mercado y tener un buen network de inversores antes de pedirles dinero.

Por ello, has de disponer del tiempo necesario para realizarla: hazla cuando tengas métricas suficientes para poder valorar tu empresa a una valoración sólida. Cuanto mayor sea tu valoración, menor será la cesión de participaciones.

Ten suficiente caja

No solo has de planificar por las métricas, sino también por tu caja. Has de disponer de suficiente runway para aguantar todo el proceso. Si sabemos que lograrla suele tardar entre 3 y 6 meses, hemos de tener suficiente caja para poder mantener la empresa.

Si tienes un runway ajustado y te queda poca caja, significa que tienes poco tiempo y margen para negociar. Es importante tener suficiente tesorería para evitar que la necesidad de esta nos haga aceptar unas malas condiciones y acabemos cediendo más equity de la que podrías y deberías.

Realiza el “fundraising” necesario

Otra cosa que has de tener en cuenta es que has de obtener el dinero necesario. Tus objetivos es lograr lo suficiente para llegar a las métricas necesarias para poder conseguir el siguiente hito mercantil. En el equilibrio se encuentra el arte. No puedes quedarte sin gasolina para llegar a la siguiente etapa, ni tampoco tener el deposito más lleno de la cuenta, dado que va a impactar a tu dilución.

Ten una valoración sólida

Es importante que te centres en cumplir tus objetivos de métricas para, de esta manera, conseguir una valoración sólida. Esto te permitirá conseguir mejores condiciones y menos cesión de participaciones. Es decir, te financiarás diluyéndote lo mínimo (y de manera eficiente).

Por ejemplo, si eres un SaaS (Software as a Service), la valoración de tu empresa será tu MRR (Monthly Recurrent Renvenue) x 12 x (entre 5-10). Cuanto mayor sea tu ingreso recurrente mensual, mayor será tu valoración.

Contrata a un abogado de calidad

Por último, y no menos importante, has de negociar de manera adecuada las condiciones de la ronda. Busca a un despacho de abogados especializados en rondas de inversión: establecer un buen pacto de socios es diferencial.

A resumidas cuentas, la financiación privada puede ser una gran opción para acelerar tu crecimiento. Ahora bien, has de gestionarlo de una manera en que la dilución se ve compensada por el beneficio que estás obteniendo.

Nueva llamada a la acción

Microcréditos para empresas

Mireia Canut
Directora adjunta del CEO

Los microcréditos son una modalidad de financiación que se caracteriza para prestar cantidades reducidas para impulsar proyectos a corto y medio plazo. Asimismo, están enfocados a emprendedores que carecen del capital necesario o a solucionar imprevistos de las economías familiares.

Esta manera de financiarse es bastante utilizado en perfiles con un bajo nivel de recursos, ya que no pueden cumplir con los requisitos que la banca tradicional les puede llegar a exigir.

Si estás dudando entre diferentes maneras de financiar tu startup, te dejamos el post sobre todas las opciones que tienes para empezar.

CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

Este mecanismo de financiación tiene un máximo de 25.000€ y suele ser atractiva ya que no requiere ninguna garantía personal. Ahora bien, esto es porqué los proyectos a financiar han de ser de calidad y con una alta viabilidad. Por ello, se hará un estudio del perfil de los solicitantes y de su relación con el sector de actividad del proyecto.

Además, la amortización del capital depende de cada proyecto, y puede ser tanto a corto como a medio plazo. También, la tasa de interés máxima no es la misma que la créditos de consumo.

Nueva llamada a la acción

CONSIGUE UN MICROCRÉDITO

Cualquiera que cumpla las características puede solicitar esta versión de microcrédito, desde autónomos, emprendedores con poca capacidad económica, pequeños empresarios y hasta personas en situación de desempleo.

Tan solo hay que ir a las entidades que ofrezcan este servicio, siendo la mayoría de entidades financieras y bancarias una opción. Además, también hay entidades públicas (como el ICO) que ofrecen este tipo de línea.

VENTAJAS

Los microcréditos han conseguido dinamizar ciertos sectores económicos gracias a permitir el desarrollo de proyectos, que sin este de financiación no sería posible. Éstos son una operación financiera distinta que hace tener ciertas ventajas:

  • Puedes acceder a ellos sin contar con un historial crediticio. Dependiendo de la entidad, algunas pueden asignarte un microcrédito sin haber tenido experiencia previa en el sector financiero.
  • Ausencia de garantías: Esta característica hace que un mayor número de propuestas puedan solicitar esta operación.
  • Garantiza el acceso en condiciones de igualdad (independientemente de la escala social): Esto provoca que os microcréditos suelen ser solicitados por perfiles con reducido nivel de recursos económicos, ya no tienen garantías suficientes para acceder al sistema bancario tradicional.
  • Plazos de carencia: Es habitual que los microcréditos tengas períodos de carencia (en la que sólo se amortizan intereses). De esta manera, se facilita la puesta en marcha del negocio.

Sin embargo, queremos recordar que, aunque tenga unas condiciones especiales y favorables, sigue siendo un crédito, es decir, tiene unas exigencias. En otras palabras, el dinero tendrá que ser devuelto a un tipo de interés y un plazo determinado.

Si quieres conocer qué tipo de financiación te pueden ofrecer las entidades bancarias, te dejamos aquí un post sobre el préstamo bancario.

Nueva llamada a la acción

Financiación para startups: Cómo empezar.
Mariale Vivas
Account Manager

Cuando se decide emprender una idea y empezar un negocio, todo se vuelve muy idealizado. Se empieza a construir todo con mucha ilusión, pero cuando nos damos cuenta de todo el dinero que necesita para traccionar, empiezan los rompecabezas. Por eso, te dejamos una lista de fuentes de financiación para startups que te pueden ser útiles.

En Upbizor siempre decimos que lo más sagrado que tiene un emprendedor es la propiedad, por lo que levantar una ronda lo podemos proponer como opción, pero nos plantea el problema de la dilución.

Nueva llamada a la acción

Por lo tanto, ahora partiremos de la premisa que queremos construir nuestro negocio perdiendo el mínimo capital posible. Además, se suele pasar por alto que no todas las empresas han necesitado ceder capital para obtener inversión y crecer. En cambio, han logrado autofinanciarse de manera “BOOTSTRAP”, algo tan sencillo (¡y tan complicado!) como financiarse con sus propios recursos: los clientes y las ventas. 

Facturas

Para conseguir que esto funcione, primero debemos tener en cuenta lo principal: cobrar lo producido o lo ofrecido. Muchas veces nos encontraremos (sobre todo al comenzar un negocio, porque es como un periodo de prueba), que hay clientes que retrasan el pago hasta tal punto que nunca llegan a ser cobradas las facturas. Porque facturar y cobrar son dos cosas muy distintas, y nuestro objetivo como empresario o empresaria es llegar a tener flujo de liquidez.

Cuanto antes consigamos el cobro mejor, ya que tener el ciclo de caja a favor hará que nos podemos autofinanciar con esta liquidez.

Proveedores

Otra solución para suplir esta necesidad de financiación es por medio de tus proveedores, de forma que estos te ofrezcan crédito. Esto es, intentando pagar lo más tarde posible a cualquiera de nuestros proveedores. Por ejemplo, pagando las suscripciones de la nube cada mes en lugar de anualmente, ya que estas ganando 30 días hasta hacer el pago. De la misma manera, si tienes solvencia y buena relación con tus proveedores más directos, siempre puedes tratar de pedir crédito de 30 a 60 días. 

Si consigues cobrar temprano y tener plazos de pago de 30 a 60 días, conseguiremos tener el NFO negativo y tener el ciclo de caja a favor. Con estos dos elementos construimos un proyecto eficiente en capital.

Nueva llamada a la acción

Financiación indirecta

Los incentivos fiscales son otra manera de conseguir financiación inmediata y no dilusiva. Dentro de estos beneficios tenemos múltiples opciones, desde una reducción en el Impuesto de Sociedades hasta bonificaciones en la Seguridad Social. Si quieres saber todas las opciones que tienes como startup, puedes leer nuestro artículo sobre la financiación indirecta.

Financiación bancaria

Otra forma de conseguir financiación es a través de los bancos. Además, con el golpe de la pandemia, han salido a rescatar más que nunca. Están ofreciendo préstamos con intereses muy bajos y, hasta sin la necesidad de un aval. El único inconveniente con la financiación bancaria es que suelen pedir garantías para reducir el riesgo de impago por medio de las cuentas de la empresa y sus fondos propios. 

Si tienes dudas sobre qué producto bancario escoger, puedes encontrar la respuesta en nuestro artículo aquí.

Financiación pública

ENISA, CDTI, RED.ES y muchas más herramientas de financiación pública, son las fuentes que recomendamos desde Upbizor como mejor opción de financiación para startups. Lo interesante de estas líneas es que la mayoría o no piden garantías o sus costes financieros son mínimos o… ¡son a fondo perdido! 

En esta última deben estar justificados los gastos que se realizarán de manera clara y planificada, ya que es una financiación que parte de la base de pagar unos gastos que ya se han realizado. 

Estas líneas tienen sentido sobre todo si se cumple con ciertas condiciones concretas como ser un proyecto tecnológico con alto nivel de innovación. Para este caso, el CDTI y RED.ES sería una buena solución. Por otra parte, la opción del ENISA necesita de un modelo de negocio bien estructurado y desarrollado, pero sobre todo, que esté bien capitalizado. 

Inversión privada

Por último, tenemos la opción de conseguir financiación de forma privada con inversores y business angels. Aunque parezca la opción más fácil y segura, la verdad es que según el tipo de inversor, puede parecer que le estás regalando hasta tu alma. Por no hablar de las participaciones, ese porcentaje de tu empresa que se quedan siempre por ofrecer una cantidad de dinero en un momento dado. 

De todas formas, queremos aclarar que, a pesar de nuestras preferencias, creemos que es necesario un mix entre todas estas opciones de financiación para startups. Escogeremos una fuente de financiación u otra dependiendo de dónde está la empresa en la curva de financiación, del capital y la finalidad de la empresa. Es por eso que te recomendamos hacer una consulta con un CFO, ya que será capaz de tener esta visión del roadmap de financiación de cada empresa. 

Nueva llamada a la acción

Qué es el plan financiero; y cómo hacer que sea creíble

El plan financiero es un documento que contiene la información financiera y de negocio histórica y proyectada de una compañía. Dicha información tiene 3 partes:

  1. Hipótesis de proyección de las principales magnitudes financieras y de negocio
  2. Estados financieros históricos y proyectados (Balance de situación, P&L, y Cash Flow)
  3. Análisis de sensibilidad ante variaciones en las principales hipótesis.

UTILIDAD EN UN DOCUMENTO

El plan financiero suele desarrollarse en una hoja de cálculo. Asimismo, es muy útil y tiene muchas funcionalidades. Ayuda a:

  • Planificar las rondas de inversión.
  • Identificar cuándo se alcanza el punto de equilibrio.
  • Saber si nuestro modelo será rentable en el futuro, con las hipótesis planeadas.
  • Planificar cuándo se deben producir todos los gastos. Por ejemplo, las incorporaciones de equipo y qué sueldo podemos permitirnos pagar.
  • Determinar las fuentes de financiación de las operaciones (el negocio) y las inversiones.
  • Facilitar y sustentar la toma de decisiones estratégicas.
  • Analizar impactos ante cambios en las variables del negocio.hell
  • Discutir con números con los inversores sobre la oportunidad de la inversión.
  • Incluye el Runway y Burnrate de la empresa. Si quieres saber la importancia de estos indicadores, puedes leerlo aquí.
  • Análisis de ratios de endeudamiento, liquidez, rentabilidad.
Nueva llamada a la acción

CONTRADICCIONES QUE SURGEN

Como se ve, el plan financiero nos puede ayudar mucho, ya que nos proporciona la información necesaria para tomar decisiones estratégicas. Pero, este documento también abre una serie de debates que hay que saber gestionar muy bien:

  1. En primer lugar, en el caso de una Startup, la información histórica es corta, pobre y en todos los casos, irrelevante en relación a la información proyectada. Esto suele invalidar las técnicas de valoración basadas en proyecciones financieras: la debilidad de los datos históricos y la realidad de que casi todo el plan financiero se construye sobre expectativas.
  2. Las hipótesis de proyección no siempre se soportan mediante fuentes independientes y válidas.
  3. El CEO que prepara el plan financiero tiene sesgo hacia el éxito aún cuando haya planteado “unas hipótesis muy prudentes”
  4. Las previsiones de incorporaciones al equipo en los próximos 3 años son difíciles de planificar en fases muy iniciales.
  5. La financiación pública suele figurar en los planes financieros como parte del mix de financiación, como si fuera cierta.
  6. Mucha gente cuadra el balance mediante la tesorería. Es decir, estimas la tesorería por la diferencia que se produce entre el activo y el pasivo antes de considerar la propia tesorería, y esto puede ser una vía para que se nos escapen graves errores de construcción del plan financiero.

Y estas son algunas de las razones por las que los planes financieros nunca se cumplen, y por lo que nadie se cree un plan financiero de una startup.

PERO… ¿POR QUÉ SE HACE?

Sin embargo, es impensable que un CFO tenga un buen plan con el que analizar la performance de su compañía y pueda explicarlo a un inversor. Es esencial para una buena gestión de la startup y para encontrar financiación.

Por eso que existe lo que le llamamos la paradoja del plan financiero: Aunque sabemos los beneficios que tiene tener un buen plan financiero, los “peros” hacen que nadie se crea el plan financiero de la startup. Es decir, la importancia del plan financiero es directamente proporcional a la poca confianza que depositan en el mismo los inversores.

Entonces, ¿Qué solución existe? Hemos de hacer creer a los inversores que se va a cumplir, es decir, hemos de generar confianza. Y, para poder hacerlo, hemos de tener una coherencia interna para que sea creíble. Por eso, recomendamos que:

  • El plan financiero cuadre, y tenga coherencia financiera y de negocio.
  • Es lógico que una startup tengo 2 o 3 años de pérdidas y necesiten varias rondas de inversión.
  • Las hipótesis se contrastan con información de terceros o comparables válidos.
  • Se van incluyendo todas las variables importantes para el negocio.
  • Vamos actualizando los datos reales y vamos actualizando las hipótesis si es necesario.
  • El plan financiero se ha realizado de forma independiente a la gestión de la empresa; es decir, no lo ha hecho el CEO.
  • Plantear escenarios que permiten simular variaciones, ya sea para bien o para mal. Y que, además, te permitan visualizar el impacto de las desviaciones en el plan.

Si seguimos estos puntos, el plan financiero de startups irá ganando solidez y generará seguridad a los inversores, además de todos los beneficios que nos supone tener un plan financiero coherente y operativo.

Si quieres saber más sobre qué hacer para financiar tu empresa de manera eficiente, te dejamos aquí un post para resolver tus dudas.

Nueva llamada a la acción
Qué condiciones mínimas requieren los productos bancarios

Después de conocer qué posibilidades tenemos y cómo podemos cubrir nuestras necesidades, es importante cumplir las condiciones mínimas que requieren los productos bancarios.

Debemos tener en cuenta que no todos los proyectos invertibles son financiables, y viceversa. El hecho que nuestra startup haya levantado una ronda de inversión, no significa que el banco nos dará dinero de inmediato, ya que primero tendremos que demostrar una serie de requisitos, empezando por definir nuestra necesidad financiera.

Si tenemos clara nuestra necesidad, podremos entender qué tipo de producto se adapta mejor a nuestro momento de caja, sin tener que recurrir a las garantías personales, un recurso muy común que utilizan los bancos para disminuir el riesgo con startups.

HABLAD EL MISMO IDIOMA

En primer lugar, y como ya hemos comentado, es importante hablar el mismo idioma que el banco. Eso significa ofrecerles una información clara y estructurada para que vean que hay coherencia en la financiación solicitada.

Teniendo en cuenta que una startups no tiene un gran histórico, el banco no puede obtener información en base a los ejercicios anteriores. También son conscientes que la mayoría de las startups presentan muy poca o nula facturación y pérdidas. Por ese motivo, para el análisis de una startup se centrará en evaluar el futuro del proyecto.  

En concreto, nos evaluaran todo lo relacionado con el proyecto; y eso incluye el equipo emprendedor, el modelo de ingreso, el producto, los clientes y el objetivo general de la empresa; entre otros factores. Esto es debido a que necesitan ver algo más que los 3.000€ de fondos propios. Ya nos lo decía Elena García, BStartup Advisor del Banco Sabadell, “Las ideas no se financian, los proyectos sí”.

Como emprendedores, debemos ser transparentes y explicar la realidad de la empresa. Es preferible comentarlo desde el principio, que no que lo encuentren con los mecanismos de rating internos.

También, debe haber una coherencia entre la financiación que se está pidiendo y la inversión que se ha realizado en la empresa. Es decir, entre los fondos propios actuales y la facturación actual o futura.

Nueva llamada a la acción

REQUISITOS MÍNIMOS

FONDOS PROPIOS NEGATIVOS

Siempre analizan caso por caso. Pero la principal barrera para acceder a esta financiación bancaria es tener los fondos propios negativos.

Aunque el balance muestra una foto financiera puntual y fija, un banco no podrá financiar nunca a una empresa con fondos propios negativos. Esto es debido a que, desde un punto de vista contable, esta empresa se encuentra en quiebra técnica.

Al final saben que son las pérdidas acumuladas que se han comido el capital puesto. Pero para el banco es necesario empezar con una nueva ronda. O situar a la empresa con otra foto.

Si el proyecto es consistente, no es necesaria la aportación de garantías personales. Sin embargo, hay momentos muy iniciales donde es inevitable que pidan garantías para avalar un préstamo a largo plazo. Con un alto riesgo para el banco.

LA CONFIANZA SE GANA

“Las prisas no gustan y menos si no conoces.”

También recomendamos no esperar a tener una necesidad de liquidez para llamar a la puerta de los bancos. Ya que la relación con estos se basa en la confianza generada. Como ya hemos comentado, ésta se construye gracias al trato personal con el gestor y con las cifras que presenta la empresa a través de los movimientos diarios.

Además, que una empresa no tenga riesgo con un banco no significa que sea cliente para el banco. Muchas startups han empezado a tener financiación bancaria ahora durante la pandemia, debido a que las rondas de financiación se han visto afectadas. Por eso, los bancos quieren acompañar a las empresas ya conocen y están tratando el día a día. Están dispuestos a apoyar a aquellas que están creciendo y necesitan más financiación.

Si ya conocemos qué condiciones mínimas requieren, solo falta planificar y estructurar tu foto financiera en coherencia con el producto financiero que cubrirá nuestra necesidad financiera.

Nueva llamada a la acción